EL SIGLO DE AUGUSTO, Pierre Grimal

EL SIGLO DE AUGUSTO, Pierre GrimalNo es tarea fácil compendiar lo que supuso el «siglo de Augusto» en poco más de cien páginas, dejando, por lo demás, cumplida explicación, desde la misma introducción del libro, del sentido y significación científica del término «siglo», y no sólo a propósito del gran emperador romano. Sucede que tampoco es corriente encontrar historiadores que combinen la narración histórica, el rigor investigador, los conocimientos literarios y el análisis filosófico de los principales conceptos empleados en sus trabajos. Y, por si esto fuera poco, realizarlo de modo convincente. Y es que reconocer que Pierre Grimal pertenece a este selecto club no supondrá ningún hallazgo ni sorpresa para quienes ya tengan el gusto de conocer la clase y cualidad de nuestro personaje.

Tanto para estos privilegiados intelectuales cuanto para quienes se acerquen ahora a su obra no resultará ocioso referir una breve nota sobre el autor.

Pierre Grimal (París 1912-París, 1996) fue uno de los más destacados historiadores, latinistas y especialistas contemporáneos en la Roma de la antigüedad. Traductor de obras de Tácito, Plauto y Terencio, fue también profesor emérito de la Sorbona, presidente de la Asociación Vita Latina y miembro de la Sociedad Francesa de Arqueología Clásica, de la Sociedad de Egiptología, de la Real Academia Sueca de Historia y de la Real Academia Belga. Su obra es considerable, en extensión y en valor intelectual. Incluye, entre muchos otros, los títulos que siguen a continuación: Las ciudades romanas (1954), Mitologías (1964), La civilización romana (1970), Roma, los siglos y los días (1982), Cicerón (1986), Marco Aurelio (1991), El proceso de Nerón (1995).

¿Qué cabe entender por «siglo de Augusto»? Es usual emplear en los estudios históricos expresiones del tipo «siglo dePierre Grimal Pericles» o «siglo de Luis XIV», sin que sea preciso aclarar que dichos periodos no remiten maquinalmente, ni exactamente, a una centuria convencional. La principal condición que permite simbolizar con un nombre propio un periodo clave de la historia es, explica Grimal, que lo haya dominado en varias esferas y no sólo en una en particular. Si además añadimos a esta circunstancia la –para aquella época- longeva existencia del principal protagonista del argumento, así como la relevancia de la acción desarrollada y el legado transmitido a la posteridad, entonces ningún otro nombre más justificado que el de Augusto para describir uno de las épocas más decisivas en el devenir de Occidente y de la humanidad en su conjunto.

El largo «reinado» de Augusto, que se extiende desde la muerte de Julio César (año 44 a. C.) hasta la del propio Octavio Augusto (14 d. C.) presenta, por otra parte, «una profunda unidad, querida y conscientemente impuesta por el hombre que al llegar al poder encontró a Roma en el caos, y que al morir dejó un Estado organizado, pacificado, provisto de un ideal y de una razón de ser que los contemporáneos de César habían buscado en vano.» (pág. 8). Es por esta razón que Grimal emplee la expresión «revolución augustal» a la vez que entiende ésta como una «restauración» (pág. 76). Augusto consumó, en fin, el ideal del imperio de Roma: «que, poco a poco, todas las naciones que componían su Imperio no formaban más una sola ciudad.» (pág. 104)

Publicada la primera edición en 1955, el libro conoció una primera versión en lengua española en Fondo de Cultura Económica el año 1996. La presente edición ha tomado la traducción de aquélla. Además de la Introducción y el preparatorio «Los años preliminares y la conquista de los espíritus», el volumen incluye estos otros cuatro capítulos: «El principado augustal», «La literatura augustal», «El arte de la época augustal» y «La paz augustal».

El siglo de Augusto, pues, fue en todas sus vertientes, no solo en la política sino en las letras y las artes, un verdadero siglo de oro, puesto que la cultura floreció en su reinado como una larga primavera, coincidiendo renombrados historiadores, poetas , artistas y arquitectos que renovaron el panorama y ennoblecieron el naciente imperio, obviamente favorecidos por el largo periodo de paz y la consolidación dela estructura política romana.

Ariodante
Septiembre 2011

EL SIGLO DE AUGUSTO.
Pierre Grimal.
Traducción de Manuel Pereira.
Ed. Crítica, 2011, 112 páginas

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 5 out of 5)
>
Loading ... Loading ...

3 Comentarios en “EL SIGLO DE AUGUSTO, Pierre Grimal”

  1. Vorimir Says:

    Gran pequeño libro del gran Sr Grimal.
    Me ha gustado volver a leer una reseña sobre él. :D


  2. Farsalia Says:

    Pequeño gran libro, coincido con Vorimir. Magnífica primera aproximación a la figura augústea; a partir de aquí uno ya puede aproximarse a un clásico como el de Ronald Syme, La revolución romana, que Crítica reedita en rústica a finales de octubre.


  3. Vorimir Says:

    Lo de la re-edición en rústica me va a venir de perlas, en dura fue demasiado caro. :(


Deja un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>