LOS VIAJES DE GULLIVER (Jonathan Swift), Quién es él.

1726, año en que la razón comenzaba a abrirse paso en Occidente. Jonathan Swift saca a la luz sus Viajes a varios lugares remotos del planeta, más conocido como Los viajes de Gulliver. De nuevo nos encontramos con un libro que muchos evitan al clasificarlo como “libro para niños”; de nuevo, no falla, se equivocan. “Los eruditos”.

¿Quién es Gulliver? Un gigantón tumbado sobre un suavísimo césped, atado por un ejército de diminutos liliputienses que ven en él al Hombre-Montaña, al ser más grande que ellos jamás conocieron en su historia. Un monstruo más alto que el más alto de los edificios de Liliput, un prodigioso ser capaz de echarse a nadar y volver con toda la flota de Blefescu, el reino enemigo de los liliputienses, atado a la espalda. ¡Y qué fabulosa su manera de comer, qué esfuerzo tiene que hacer el rey de Liliput escarbando sus arcas personales para pagar la manutención del gigante! Ése es Gulliver, sí, ay de él, que asistiendo a las disputas políticas intestinas de Liliput y a su enfrentamiento con Blefescu aprenderá la ambición de los príncipes, las intrigas palaciegas, lo peor del cáncer que el poder es capaz de producir en el alma humana.

Pero volvamos a hacer la pregunta: ¿quién es Gulliver? Ese enanito más endeble que un suspiro al que cualquiera es capaz de pisar al menor descuido. Una aberración de la naturaleza, crudelísima a la hora de permitir la existencia de un humanoide con los miembros formados y la barba cerrada pero incapaz de defenderse ante ratones, moscas y monos. Ése es Gulliver, el más diminuto de los diminutos y, aún así, capaz de sobrecoger al rey de Brobdingnag con la explicación de las políticas y costumbres de su amada Inglaterra. Qué contradicción, que un ser tan pequeño albergue ideas tan siniestras como la de ceder a nuestro gran rey la fórmula de la pólvora. ¿Cómo cabrá en un cerebrito no más grande que una limadura de uña tan siniestro proyecto? Pobrecito Gulliver, elevado por los cielos dentro de la casita que el carpintero real confeccionó para él, llevado por los aires mar adentro, dios sabe adónde.

¿Quién es Gulliver? Ese tonto que sube a la isla flotante de Laputa y que para hablar no necesita despabiladores que toquen su boca y su oído para rescatarlo del ensimismamiento en que caen los sabios cuando se sumergen en la meditación. Ese ser sin cerebro, que anda por ahí entendiéndose con criados y mujeres, incapaz de pensar en matemáticas y música, ajeno a las más altas abstracciones del universo. ¡Si ni siquiera tiene accidentes al andar por la calle, prueba de que se halla atento a lo que le rodea, a este vil mundo sensitivo! Ése, sí, que bajó de Laputa para conocer al mago que resucita muertos y que pidió entrevistarse con Alejandro, Aristóteles, César, Descartes… Qué alma perdida, qué poco talento.

Gulliver, quién es realmente ese personaje. Es un yahoo, un ser bípedo, de ésos capaces de todo mal, y no un houyhnhnms, uno de esos nobles caballos que han construido una sociedad de bondad en la que ningún mal tiene cabida. Pobre, realmente, obligado a volver con los yahoos (o humanos, como él los llama) después de haber conocido la perfección de la convivencia.

¿Cuál de ellos es Gulliver? Todos, claro está, cada uno en un viaje distinto, apasionantes por igual, desgarradoramente lúcidos. Nadie vuelve igual después de su viaje por el mar, pero menos aún Gulliver, que fue una cosa y su contraria, que se alejó lo suficiente para conocer el alma humana, la sociedad, esto que somos. Libro para niños. Y se quedan tan anchos los fieras. Suelen ser catedráticos y profesores. O políticos.

 

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (23 votes, average: 3.57 out of 5)
>
Loading ... Loading ...

19 Comentarios en “LOS VIAJES DE GULLIVER (Jonathan Swift), Quién es él.”

  1. Zen Says:

    Sin duda alguna me parece que los viajes de Gulliver constituyen una fórmula perfecta para entender la empatía. Si eres un gigante entre diminutos ¿qué mejor forma de comprender como se sienten esos diminutos ante un gigante que siendo un diminuto entre gigantes, y así sucesivamente?. Creo que es un viaje dirigido a evolucionar la conciencia, a comprender que y como somos, que nos mueve, la dificultad de luchar contra los instintos primarios,…
    Y estoy de acuerdo con Angelcaído, no creo que sea un libro para niños.


  2. Le_Baron Says:

    Como siempre, magnífico comentario, Angelcaído. Y sobre aquellos que dicen que es un libro para niños… Quizás los primeros que nombras -profesores y catedráticos- han olvidado lo que es disfrutar como un enano leyendo y meditando lo que lees. Sobre los terceros, ¿cuántos ni siquiera sabrán lo que es un libro?


  3. SuperAguirreDiosdelosdiminutosylosnabucodonosorcitos Says:

    Qué gran libro, qué gran historia y qué gran articulo.
    Además, la parte de ser un gigante entre seres diminutos está perfectamente plasmada, os lo digo yo.


  4. Luis Says:

    Anda, Aguirre, pues ten cuidado no te pase lo que decía Echenique:
    “Si un hombre llega a sentirse grande y un humorista lo advierte, puede al hombre ocurrirle lo que a Gulliver: ser gigante en Lilliput y juguete en las manos de los gigantes de Brobdingnag”.


  5. Luis Says:

    Sin acritud, ¿eh?


  6. SuperAguirreSoySieteVecesMasFuerteQueTuyVeloz Says:

    A eso me refería. No es un problema de que yo me perciba grande, es mas bien un problema de que el otro, el que se da por aludido, se sienta pequeño.
    No obstante, discrepo con el planeta, tanto con el premio como con el premiado, pero es otra historia. Se nota que Echenique no tuvo tan buenos amigos como los míos, que al mínimo desliz te hacían ( o hacemos que aún ejercemos) una buena avería.
    Pd. ¡Felipista!


  7. big44 Says:

    Je, je, je…

    Podías ser más ilustrativo con Echenique, porque la cosa parece prometer.

    Te propongo algo, ¿por qué no te empiezas a llamar BigAguirre? Ya serías, como mínimo, secretario general de mi partido.


  8. Zen Says:

    Aguirre, yo se que eres un gigante entre diminutos, además, ¿qué culpa tienes tú de ser tan grande?
    Algunos necesitan ponérselo como nombre para hacerse ilusiones, y como dice Antonio Banderas ¿qué prefieres, tener grandeza o ser grande?

    los que necesitan más tiempo para contestar ya han contestado, este post es para todos los demás.
    NO ES LO QUE TENGO, ES LO QUE SOY.


  9. Hilser Says:

    Lo máximo. Lllevaré el I cap a museo literario en mi escuela.


  10. karenxa Says:

    kiero el libro completo uzzza y ki no taa


  11. Le_Baron Says:

    Truenos…


  12. logopita Says:

    … centellas…


  13. Gulliver: Says:

    [...] en l


  14. EL POZO Y EL PÉNDULO, Edgar Allan Poe. | La2Revelación, reseñas, articulos y opinión Says:

    [...] Como buen autor estadounidense, no tarda Poe en hacer que su aterrorizado personaje deambule por la celda y elucubre, a partir del tacto y del cálculo, las probables dimensiones y forma del lugar de reclusión. Todo ello, por supuesto, expresado en yardas. Cualquier lector de Twain, Swift o Defoe se maneja en yardas con soltura y naturalidad casi innatas. [...]


  15. angela Says:

    que pelota señores y señoras aqui tenemos un ejemplo d……..


  16. angela Says:

    lo siento hiba para ti a sido un error lo sentooooooo


  17. GISSELA VILLARROEL Says:

    GULLIVER INSPIRADOR DE PERSONAS, EMPRESAS Y AUTORES COMO BOSE….BUENO TODAS LAS VIDAS SON COMO LA DE GULLIVER SINIESTRO Y SOBRECOJEDOR.


  18. viviana Says:

    yo solo kiero saber como se llama el rey de lilliput de libro los viajes de gulliver ayudenmeee porfa es para una tarea y la vieja es muy regañona y no creo k usd kieran que les pace lo mismo sirto ???¿¿


  19. vaya valiente porqueria Says:

    hola que tal soy mennotinto guarras


Deja un comentario

XHTML: Puedes usar los siguientes tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>